Tratamiento para la hernia discal Barcelona

La Dra. Muriel Poli ofrece una terapia de descompresión espinal que consiste en corregir la distribución desigual de la presión por toda la columna vertebral, mediante ajustes quiroprácticos suaves para aliviarla.

La quiropráctica es una excelente alternativa para tratar el dolor causado por una hernia discal o por el nervio ciático, sin recurrir a la cirugía de la espalda ni a los medicamentos.

Cómo tratar una hernia discal?

Todo comienza con un examen quiropráctico detallado y una revisión de las imágenes de resonancia magnética.

  • La Dra. Muriel Poli ofrece una terapia de descompresión espinal que consiste en corregir la distribución desigual de la presión del largo de la columna vertebral. Los ajustes quiroprácticos suaves son efectivos para aliviar la hernia discal y reducir la presión.                                                                                                                                      
  • Optimización de la postura gracias al fortalecimiento del core y ejercicios para corregir la postura.
  • Terapia laser frío para tratar la inflamación y reparación de los nervios.
  • Tomar medidas de prevención como aprender a sentarse correctamente o usar una silla ergonómica.

La quiropráctica es una excelente alternativa para tratar el dolor causado por una hernia discal o por el nervio ciático, sin recurrir a la cirugía de la espalda ni a los medicamentos.

¿Qué es una Hernia Discal?  

Para facilitar el movimiento y proteger los huesos de la columna vertebral del desgaste, cada vértebra está separada por discos que actúan como un cojín amortiguador resistente. Son hechos de anillos cartilaginoso y con una “bola parecida a un gel” en el medio, diseñada para absorber los golpes cuando te mueves. Cuando los anillos de cartílago de un disco se dañan, la "bola de gel" puede forzarse a moverse hacia atrás o hacia los lados y esto crea una protuberancia o hernia. Esto puede causar un dolor sustancial.

¿Cuáles son las causas de la hernia?

La mecánica de la columna funciona como una unidad y las malas posturas habituales pueden incrementar la presión sobre los discos intervertebrales. Por lo general, vemos que el daño ocurre en los puntos de máxima presión sobre los discos y donde las vértebras están atascadas.

Aunque las hernias lumbares siguen siendo el área principal de los discos rotos, la Dra. Muriel Poli cree que el «Text Neck Syndrome » es peligroso para los discos del cuello. De hecho, una postura de flexión hacia adelante, a 45 o 60 grados, aumenta la carga de 22 a 27 kg en los discos del cuello. Hoy en día, las personas que trabajan con un ordenador o los adolescentes con una mala postura ergonómica corren mayor riesgo de desarrollar problemas en los discos.

Otras causas comunes de la hernia de disco pueden ser traumatismos como lesiones por resbalones y caídas, por un mal movimiento al levantar objetos pesados (sin doblar las rodillas, y torcer la parte inferior de la espalda) o por movimientos repetitivos en la columna.

¿Cuáles son los síntomas de una hernia discal?

Cuando una hernia de disco se produce es posible que se ejerzca presión sobre la médula espinal o los nervios circundantes. Puede provocar un dolor severo en el cuello y hombros, hormigueo o calambres en los brazos, adormecimiento o debilidad en los músculos.

Si se produce en la parte inferior de la espalda, es posible que sientas dolor en las lumbares, debilidad en los músculos y dolor del nervio ciático en una o las dos piernas.

La realidad es que los síntomas por sí solos no son suficientes para diagnosticar una hernia discal.