El NSA ofrece tres niveles de cuidado

Cuidado Básico: Conectar y Liberar

Durante esta fase del tratamiento, entrenas a tu cerebro para volver a conectarlo con zonas de tensión acumulada, por lo que se libera y corrige la tensión dentro de las cadenas musculares y también la posición de los huesos que no están alineados. La columna vertebral, la médula espinal, los nervios y los músculos se vuelven más saludables y aliviados, gracias a la mejor conexión cerebro-cuerpo y al aprendizaje de nuevas estrategias que permiten liberar tensión. Básicamente, despertamos su “Quiropráctico interior”, es decir, su cerebro. Esto le permite abordar la tensión subyacente que es la fuente de sus síntomas, para que pueda resolver verdaderamente sus problemas.

La duración del cuidado básico depende de la cantidad y naturaleza de las tensiones actuales y del pasado en su columna vertebral y su sistema nervioso, su compromiso con las visitas periódicas, y su participación activa en su propio proceso de curación. Es posible que tenga que volver al cuidado básica en momentos complejos o en períodos de mayor estrés.

Una columna vertebral sana y “feliz” es más flexible, adaptable y se mueve con mayor libertad, y de ese modo, también lo hará su vida misma. Nuestros pacientes nos trasladan constantemente su asombro ante la singularidad y efectividad del método NSA.